Y la materia sueña. Y el dios se aviva. Carlos Santos