Me alimento de poetas que fracasaron en sus vidas, de aquellos que prefieren un verso a los labios de la mujer que aman. Gustavo Campos
Después me vino el verso. Sin sentirlo, como viene la tarde: con un recuerdo azul de la mañana y la promesa de una noche grande. Dora Guerra