En una ciudad en cuyo centro carece de luz un faro, a la poesía le corresponde imaginar el mar. Francisco Ruiz Udiel