Me alimento de poetas que fracasaron en sus vidas, de aquellos que prefieren un verso a los labios de la mujer que aman. Gustavo Campos