Isabel Guzmán: “Arte en muchos idiomas” (una entrevista)

En el 2015 la bailarina, cantante y actriz salvadoreña Isabel Guzmán Payés integró sus tres disciplinas en el montaje costarricense de una producción pionera del musical en Centroamérica, Amor sin Barreras (West Side Story de Leonard Bernstein). Reproducimos a continuación este perfil artístico publicado el 7 de enero de 2015 en La Nación de San José, Costa Rica.

Fernando Cháves Espinach
La Zebra |
#3 | Marzo 1, 2016

La historia de Isabel Guzmán Payés comienza de la misma forma que la de tantos otros artistas: con una idea de sus padres. A los seis años, inscrita en las usuales clases de baile, descubrió el movimiento, la energía. Desde entonces no se detuvo.

Sin embargo, para esta salvadoreña de 29 años llegó un momento en el que su camino por el arte no era de un solo carril. En el 2010, beneficiada por una beca que la llevó a Nueva York, descubrió que podía hablar múltiples idiomas a la vez. Es más: era necesario que fuera políglota del arte.

“Al conocer a gente que hacía el quíntuple de cosas y las hacía increíblemente, me di cuenta de que las disciplinas no son lo que uno hace: son simplemente idiomas. Soy la misma Isabel que habla diferentes idiomas: la danza, la música…”, cuenta.

Guzmán, quien reside en Costa Rica desde los 19 años, decidió hacerlo todo. Es una de las bailarinas de danza contemporánea más destacadas de temporadas recientes; de hecho es la ganadora del premio a la mejor intérprete en el Festival de Coreógrafos Graciela Moreno del 2014 por dos obras, Quimera y La noche .

A la danza también le pone música: ha compuesto bandas sonoras de varias coreografías y canciones, así como colaboraciones con su esposo, el compositor Carlos Escalante.

Como cantante, excava la música antigua junto a Tania Vicente y Luis Daniel Rojas en Glosas Ensamble. En el tiempo que le queda, también es maestra de danza en Body Motion.

Nos recibe en su casa-laboratorio con grandes ojos, claridad de profesora en su dicción y mente hiperactiva. ¿Cómo llega una artista a llenar así su agenda? “Desde chiquita estuve inmersa en todo esto y no me pude salir porque nunca pude vivir sin ello. No conozco una vida sin esa sensibilidad al arte, y yo creo que es parte de mí, parte de mi sangre y de mi entorno”, dice.

04/09/2014. Teatro Nacional, Ensayo del festival de coreografos. en la fotografía:  Pablo Caravaca con la coreografía
Teatro Nacional, Festival de Coreógrafos, 4 de septiembre de 2014. en la fotografía: Isabel Guzmán (frente) y Wendy Chinchilla en la obra Quimera de Pablo Caravaca. Fotografía: Pablo Montiel. La Nación.

Abanico

La madre de Isabel es Eunice Payés, destacada artista de la danza salvadoreña. A los 18 años, tras un exitoso paso por la gimnasia rítmica en su país, supo que en la danza explotaría su sensibilidad. “Me gustaba la sensación de compartir algo diferente con el público: no hablar, sino expresarme a través del cuerpo. Todo lo que yo compartía a la hora de presentarme era lo que me llenaba y me hacía volver y volver al escenario”, recuerda.

En Danza Abierta , con Rogelio López, encontró el primer idioma que buscaba. Poco después, con una beca de Danzaméricas, conoció a artistas del teatro musical y la danza en Manhattan y Brooklyn, una inspiración para su abanico expresivo.

¿Es cierto, como dicen, que quien mucho abarca, poco aprieta? “Calza con las personas que no son disciplinadas”, considera. “A veces, no podés enfocarte concretamente en lo que querés. Sin embargo, si uno quiere y tiene muchos objetivos, debe tener claro qué quiere hacer para desarrollarlo lo mejor posible”, argumenta Guzmán.

Por permisos de estadía, tuvo que volver a El Salvador tras su paso por Estados Unidos, aunque ya construía su carrera en Costa Rica. En su patria permaneció dos años, llenos de trabajo como profesora. Había plena oportunidad para su desarrollo enseñando a otros, pero para Guzmán era insuficiente. “Para un artista es muy complicado saltarse la etapa de la ejecución porque creo que te frustrás. Después viene una parte donde podés enseñar más y compartir más”, considera.

Así, regresó a Costa Rica. Halló cambios en sí misma, pero también en el medio, con más y mejores bailarines, nuevas tendencias coreográficas y más exigencia. Debía seguir probando.

201409 Quimera-Isabel-Guzman-Wendy-Chinchilla_Pablo-Montiel
Teatro Nacional, Festival de Coreógrafos, 4 de septiembre de 2014. en la fotografía: Isabel Guzmán (frente) y Wendy Chinchilla en la obra Quimera de Pablo Caravaca. Fotografía: Pablo Montiel. La Nación.

Profundidad

En Quimera , Wendy Chinchilla e Isabel Guzmán se transfiguraban en una flor y su sombra: dos almas que en un movimiento de honda poesía, coreografiado por Pablo Caravaca, conquistaron la categoría de Primera Incursión y el premio del público en el Festival.

En la pieza se vio a la mejor Isabel: en pleno control de su cuerpo, exigente y de manejo técnico preciso. En La noche, por otra parte, se mostró por qué su colaboración con la coreógrafa Henriette Borbón ha sido tan fructífera: alta demanda, movimiento fuerte y directo, y el acoplamiento a la mirada artística de la creadora.

Para Guzmán, compartir su visión de la disciplina con Borbón es lo que las ha unido tantas veces. “Ordenada, puntual, metódica: siempre me identifiqué con ella por eso”, señala.

Lanzarse al escenario sigue siendo una prueba –como debe ser siempre para un artista–. Según Guzmán, en recientes trabajos ha recurrido a una forma de pensar que, admite, suena “poco romántica”. “Lo que trato de sentir cuando bailo son palabras específicas: quiero ser sutil, quiero ser fuerte, quiero verme firme… Palabras específicas que me ayudan a clarificar mi mente”, dice.

Prestar atención a esos impulsos de la danza es lo que la orienta al componer música (para obras de Borbón, y Garry Rosales y Paula Herrera, el año pasado).

A la emoción le da rienda suelta en su interpretación de canciones románticas del siglo XVII, en Glosas Ensamble. “Quiero transmitir la delicadeza de los textos, porque son maravillosos”, explica. Este año esperan ahondar en más repertorio antiguo.

En el 2015, Guzmán seguirá haciendo de todo. Bien haría el público en prestarle atención, aunque haya que mirar en tantas direcciones a la vez.

En el espacio Conjunto Gráfico, Isabel Guzmán (izquierda) interpreta una obra de Pablo Caravaca. Fotografía: Jorge Navarro. La Nación.
Isabel Guzmán (izquierda) en una obra de Pablo Caravaca. Foto: Jorge Navarro. La Nación.

Trayectoria

Isabel Guzmán Payés se formó en danza contemporánea, ballet, jazz y teatro musical; es graduada del programa Danza Abierta. En canto, se ha formado con Joanne Eekohof, María Marta López, Rebeca Viales y Guadalupe González. Por cinco años formó parte de la agrupación Voce Viva, y ha cantado con la Orquesta Sinfónica Nacional de El Salvador. Participó en las rondas eliminatorias del Concurso Internacional de Canto Montserrat Caballé 2011. En la materia de composición, tomó cursos con Carlos Castro y Luis Diego Herra.

 


Lee más sobre el tema

Actrices-Teatro-Melico-Salazar-Isabel_Guzman-Jorge Navarro

EN WEST SIDE STORY, MAMBO Y DRAMA SE REPARTEN EN EL ESCENARIO Por Fernando Chávez Espinach, 3 de mayo, 2015 Espectáculo movido. En su primer sábado, el musical exhibió la escala de la producción en dos funciones desbordantes de canto, baile y tragedia.

Eduardo-Rodriguez-Isabel-Guzman-foto_Cristian_Araya

DE SHAKESPEARE A WEST SIDE STORY Por Santiago González Sosa y Ávila, 3 de mayo de 2015 Romeo y Julieta.  La clásica tragedia ha suscitado innumerables versiones, incluso musicales.

 

 


Todos los derechos reservados de este artículo son de La Nación de Costa Rica. Originalmente se publicó en sus medios, impresos y digitales, el 7 de enero de 2015: Isabel Guzmán, arte en muchos idiomas.