Jorge Ávalos: “Emma Posada y el albor de las vanguardias en El Salvador” (ensayo)

La poesía en prosa de una joven adolescente, publicada en 1929, dio un impulso inesperado a la poesía del siglo XX de El Salvador.

Jorge Ávalos
Arte de
Fernando Llort
La Zebra |
#32 | Agosto 1, 2018

“Llamaron a mi puerta, y por temor a las sombras y a los lobos hambrientos no respondí. ¿Fue el huracán, el amor, o la muerte?”, escribió Emma Posada en 1928 en “Desolación”, un texto inusual para su tiempo porque describía un mundo interior de soledad y quieta desesperación.

En 1942, Alberto Guerra Trigueros señaló que, en El Salvador, únicamente Posada (1912-1997) había escrito “poemas en prosa como Dios manda”. Aunque la mayoría de sus textos aparecieron en varias revistas y periódicos a partir de 1929, cuando la autora contaba con 17 años de edad, su único libro fue publicado en 1935, precisamente bajo el título de Poemas en prosa. Esa edición original sólo contenía doce poemas; una edición publicada en 1965 por la Dirección de Publicaciones e Impresos de El Salvador incluyó tres más, y aún así no es posible hablar de una escritora con una obra. En realidad, sólo un puñado de los textos de Posada son rescatables, en especial “Desolación”, “Noche mendiga”, “Gato negro” y “Caracol”. ¿Por qué son tan importantes estos cuatro poemas?

Las vanguardias llegaron tardíamente a El Salvador, y la poesía en prosa, aunque tenía algunos practicantes —entre los que sobresalen Julio Enrique Ávila y Alberto Masferrer—, solía limitarse a describir paisajes o situaciones con un tono poético. Posada, en cambio, introduce a nuestras tierras la escritura surrealista, que se distingue en este caso porque las imágenes actúan y ejercen la acción, como en el hipnótico cuadro onírico “Noche mendiga”:

En los telares eternos, las brujas tejen fantasmas para estas noches de invierno. La geometría gris de la tristeza descuelga un arco trágico sobre el lomo del tiempo.
Madre Miseria ríe, piruetea y danza en el circo de las desgracias; en las callejuelas mendigas, los perros hambrientos aúllan hasta hacer rodar sobre las sombras los aros fríos del silencio…
Luna medio apagada, lluvia fina y nerviosa. La ciudad mendiga duerme cubierta con sus harapos. Madre Miseria ronda… y un perro triste lame la luna enferma.

En este sorprendente cuadro, los verbos descolgar, dormir y lamer, respectivamente, demuestran cómo Posada los utiliza como puntos de equilibrio entre imágenes que podrían ejercer el papel de sustantivo o predicado de la oración. No hay un hilo narrativo ni hay un intento de poetizar la prosa, la cual mantiene una sintaxis de estructura llana, sin un patrón rítmico o un lenguaje preciosista. Pero la carga poética se hace evidente desde el inicio. Cada oración es una imagen autónoma y, como lo demuestra también el poema “Gato negro”, que también condensa la atmósfera de los cuentos de hadas, las imágenes se suman como las cuentas de un collar para configurar un suceso poético.

Las primeras dos décadas del siglo XX, en El Salvador, fueron un tiempo dominado por una poesía bucólica y costumbrista, que describía paisajes o cuadros estáticos por medio de metáforas bastante obvias (cuando la apariencia de una cosa es representada con la apariencia de otra, como en Alfredo Espino: “el mar era otro cielo”). En sus mejores textos, en cambio, Posada abandona resueltamente la metáfora, de hecho, todas las expectativas de la poesía de su tiempo, para introducir imágenes que no intentan describir la realidad exterior; al contrario, ella busca recrear cómo percibió una intensa experiencia interior en un momento dado, y por medio de imágenes insólitas: “cuerpo de sombra”, “espinazo interrogante”, “la flecha de un aullido”, “geometría gris de la tristeza”, “aros fríos del silencio”.

A pesar de su paso tan fugaz por las letras salvadoreñas, la influencia de la poesía de Posada no puede ser menospreciada. Un enamorado Miguel Ángel Espino escribió el prólogo al breve libro y Claudia Lars la incluyó en su clásica antología de poesía salvadoreña publicada en la revista Cultura (No. 54, San Salvador, diciembre, 1969). Esta influencia, al menos como impulso inicial, es notable en Espino, que parece partir del ejemplo de Posada para sus dos libros de poesía en prosa: La ciudad visionaria de 1936 (Premio de los Juegos Florales de San Salvador) y Trenes, publicada en 1940. La poesía de signo vanguardista llegaría en el agitado transcurso de las décadas de 1930 y 1940 con los primeros poetas comprometidos, como Alfredo Alvarado Guerra y Pedro Geofroy Rivas.

Aunque ahora parezca extraño admitirlo, en El Salvador el verdadero albor de la vanguardia llegó en 1929, como en un súbito accidente, con los poemas entusiastas de una adolescente de 17 años.

02-Emma-Posada
Emma Posada en un retrato publicado en El Diario de Hoy, San Salvador, el 9 de abril de 1942.

 


avalos-perfil.jpg

JORGE ÁVALOS (1964). Escritor y fotógrafo salvadoreño, editor de la revista La Zebra. Como cuentista ha ganado los dos premios centroamericanos de literatura: el Rogelio Sinán de Panamá, por La ciudad del deseo (2004), y el Monteforte Toledo de Guatemala, por El secreto del ángel (2012). En 2009 recibió el Premio Ovación de Teatro por su obra La balada de Jimmy Rosa. En 2015 estrenó La canción de nuestros días, por la que Teatro Zebra recibió el Premio Ovación 2014.