Jorge Ávalos: “Un nuevo impulso del cine de Costa Rica” (crítica de cine)

Una reseña breve de Caribe (2004), el primer largometraje del director costarricense Esteban Ramírez.

Jorge Ávalos
La Zebra | # 35 | Noviembre 1, 2018

Ópera prima de Esteban Ramírez, y escrita por él y la poeta y dramaturga Ana Istarú, Caribe (2004) se proyecta como una importante contribución de Costa Rica al siempre incipiente cine Centroamericano. El elenco central, sin embargo, no está conformado de actores costarricenses. El cubano Jorge Perugorría, reconocido por sus interpretaciones en Fresa y chocolate y La maja desnuda, entre otros éxitos internacionales, encabeza a un trío que completan la española Cuca Escribano y la mexicana Maya Zapata.

La historia es sencilla: una mujer joven y atractiva, Irene (Maya Zapata), aparece de pronto en la vida de Abigaíl (Cuca Escribano), como una hermana menor de la cual no sabía nada. Su presencia alterará la relación entre Abigaíl y su pareja, Vicente Vallejo (Jorge Perugorría), cuando entre los tres personajes se configure un triángulo amoroso. Temas políticos y sociales, sobre los intereses corporativos en la costa atlántica y la inevitable oposición del pueblo a la destrucción de la naturaleza, se presentan como un trasfondo al drama romántico.

Un sentimiento, más que ningún otro, nos deja el largometraje Caribe: su fuerza telúrica. Los actores parecen contagiarse de la crudeza de la dirección y proveen impresionantes actuaciones que sería difícil hallar en producciones más elaboradas. Hollywood tiene sus espectaculares efectos especiales; América Latina, en cambio, sexo a flor de piel, y como lo demuestra Caribe, la pasión florece con emociones tan primarias y tan auténticas como sus paisajes.

Las debilidades de esta producción son numerosas: la historia es melodramática y, por defecto, predecible; la dirección abusa de los primeros planos para la construcción de los diálogos; y la edición prescinde de transiciones fluidas. Algunas tomas de la actriz Maya Zapata son ofensivas por la forma tan descarada en que su personaje es sexualizado. Una toma del trasero de una actriz no revelará jamás ni su carácter ni su propia sexualidad ni sus intenciones, sólo enfatiza una sesgada mirada masculina detrás de la cámara.

La sobria fotografía de Mario Cardona es muy eficiente, y captura el colorido, la luz y la riqueza de la zona, pero su aporte podría haber beneficiado a esta película de encuadres más abiertos para muchas escenas, y de tomas más estables para otras, sobre todo si consideramos que los actores están rodeados de los bellos paisajes de Limón, en la costa atlántica de Costa Rica.

Quizás el principal logro de Caribe radica en su existencia misma como un producto de Costa Rica. Emerge, audaz, de la cultura que la generó, y una cultura, como sabemos, es una corriente en constante evolución.

caribe-afiche.jpg

Ficha técnica

  • Dirección: Esteban Ramírez
  • Guión: Ana Istarú y Esteban Ramírez, adaptada de un relato de Carlos Salazar Herrera.
  • Elenco principal: Jorge Perugorría; Cuca Escribano; Maya Zapata
  • Fotografía: Mario Cardona
  • Edición: Pablo Ramírez
  • Dirección de arte: Eric Viquez
  • Música: Walter Flores
  • País: Costa Rica
  • Año de estreno: 2004
Esta muy breve reseña se publicó originalmente el 7 de abril de 2006 en El Diario de Hoy de El Salvador. Se reproduce con el fin de complementar otras reseñas publicadas sobre el cine de Esteban Ramírez.

 


avalos-perfil.jpg

JORGE ÁVALOS (1964). Escritor y fotógrafo salvadoreño, editor de la revista La Zebra. Como cuentista ha ganado los dos premios centroamericanos de literatura: el Rogelio Sinán de Panamá, por La ciudad del deseo (2004), y el Monteforte Toledo de Guatemala, por El secreto del ángel (2012). En 2009 recibió el Premio Ovación de Teatro por su obra La balada de Jimmy Rosa. En 2015 estrenó La canción de nuestros días, por la que Teatro Zebra recibió el Premio Ovación 2014.