German Hernández: “Armonía de mi pueblo reconstruido” (video)

El famoso mural del artista salvadoreño Fernando Llort, “Armonía de mi pueblo”, destruido por la iglesia salvadoreña, es reconstruido a través del arte de videomapping.

German Hernández
La Zebra | # 37 | Enero 1, 2019

Trataré de contar esta historia en tres momentos:

1.

Cuando se destruye el mural de Fernando Llort en la Catedral de San Salvador, “Armonía de mi pueblo”, muchas personas tuvimos la misma idea de utilizar el lenguaje de videomapping para poder recrear el mural. Varias personas se me acercaron a plantear la idea y otros a los que yo me acerqué, entre ellos: Ranalthe Herbert Zometa, Ronald Morán V., Elena Salamanca, Javier Ramírez, y de seguro por ahí andaran otras personas más (disculpen si olvido a alguien). Con Interlav SA de CV, tuvimos la misma idea el mismo día que eso ocurrió, obviamente porque es nuestro lenguaje del día a día, cuando vimos lo que pasó la idea fue inmediata. También Arturo Corrales compone la pieza “Azulejo” (13 de mayo, 2012) en honor al suceso (la pieza está dedicada a la obra y a Fernando Llort) y que utilizamos para crear este video que les muestro. Lástima que el maestro no pueda acompañarnos esta vez.

2.

El segundo intento fue hace un par de meses atrás cuando Arturo Corrales estaba acá en El Salvador. En este momento creé esta animación en donde, simbólicamente, el mural sube pedazo a pedazo hasta formarse y contemplarse, y luego, cuando se destruye, no cae al suelo sino que sube al cielo, en simbolismo por la muerte de Fernando Llort, un artista que marca identidad en nuestro país y de quien todos debemos sentirnos orgullosos.

3.

El tercer intento ocurre cuando Ranalthe Herbert Zometa gestiona todo para hacerlo posible y capturarlo como parte de su película documental sobre Fernando Llort. Él, junto a su equipo de Trípode Audiovisual y Tere Cornejo, desarrollan una narrativa con los momentos más emblemáticos sucedidos frente a catedral (eso lo verán hasta el documental). Lastimosamente y curiosamente las luces de la catedral nunca se apagaron y “Cracky” Rodriguez (que sabe que lo imposible se hace posible) tapó con cartones para mejorar un poco las condiciones de luz y poder apreciar un poco lo que verán a continuación (en el video).

Gracias a Interlav SA de CV que en las tres ocasiones estuvo presente de una forma u otra y que al fin se pudo hacer, no en la mejor forma, pero se hizo gracias a la gente. También gracias a Ranalthe Herbert Zometa que se movió para que esto sucediera y que ahora le servirá en su documental que esperaremos ansiosamente. Y muchas gracias a Sara Castro que siempre nos apoya en cubrir estas noticias buenas e importantes para la cultura de El Salvador. Un ejemplo perfecto de la resignificación de espacios no es posible sin el apoyo de los medios de prensa.

Y gracias a Astrid Fuentes mi esposa por tener la paciencia de soportar este tipo de proyectos que yo se que te absorven a veces más que a mi, te amo.

GRACIAS a TODOS los que llegaron y apoyaron. Por si no lo vieron, les dejo acá la pequeña pieza. Y recuerden siempre el título de ese mural: “Armonía de mi pueblo”.

Este texto y el video se publicaron originalmente en la cuenta personal de German Hernández en Facebook: Otro Hernández.