Andrés Moreira: “Versos en la deriva nocturna” (poesía)

Poesía del momento, que se “desgarra en los silencios” de la historia, de un joven escritor nicaragüense.

Andrés Moreira
La Zebra | # 50 | Febrero 1, 2020

Fernando

“Andrés
Tu piedra es mi esperanza”
Fernando Gordillo

Fernando,
mi piedra nunca fue esperanza de nadie.
Ha pasado casi medio siglo y ya ves,
Siempre lo mismo.
Pudo más el dólar que la sangre.
Toda la tierra, Fernando.
Desde Alaska hasta la Patagonia
desde esta esquina hasta las otras esquinas.
No tienen lágrimas para llorar ninguna patria.
Ya no hay piedras sino balas.
¡Dispará!
A casi medio siglo de distancia, el enemigo,
es el mismo:
nosotros.

Hoy, hijo mío…

“Mañana, hijo mío, todo será distinto…”
Edwin Castro

Hoy, hijo mío, nada es distinto.
La angustia sigue marchando
a paso firme sin encontrar fondo.
El campesino es decapitado, cercenado
y mutilado por quitarle la tierra suya.
Que es poca, pero ya no es suya.

Las hijas del obrero y campesinos
son las prostitutas de los poderosos, como vos.
No hay pan y menos vestido
porque su trabajo no merece ser pagado.
Las lágrimas se mezclan con sangre en las calles.

Hoy, hijo mío, nada es distinto.
Caen bombas lacrimógenas, hay cárcel
y disparos de Dragunov
para quien ose levantar la voz.
No puedo caminar por las calles
porque ninguna ciudad es mía,
ni de tus manos y de las manos de tus hijos.
Encerró la cárcel tu juventud
Como también encerró a los míos;
Y morirás exilado.
Hoy, hijo mío, todo sigue siendo igual, o peor…

Para el niño de 1997

Existen tardes en las que trabajosamente
logra sentarse frente al escritorio,
y se parte en llanto.

La tarde en que muera —porque así lo decidió—:

Olvidarán que fue un mal hijo
un mal hermano, un mal amante,
un mal poeta y un mal amigo.

Todos olvidarán que fue un mal padre.
Que fue malo aprendiendo,
un mal cristiano.

Que nunca ganó en nada y
aceptó la derrota como un vencido.
Olvidarán que les dió la espalda.
Que no encontró el verso definitivo (lo más vergonzoso)
También su holgazanería y negligencia
………………………………………………….serán borradas.

Todos olvidarán que desertó de todo,
…………………………………………………….hasta de la vida.
Porque, queramos o no,
toda la soledad del mundo
se desgarra en los silencios de ese niño.

Muerte

Para Ariel y Salvador,
Los Poetas Atrincherados

Es de noche,
te veo desde un agujero de la barricada.
Venís a salvarme del desconcierto de las horas,
venís a salvarme de las horas
venís delgada,
como un disparo.
venís,
con tu espectro de silencio.
Escarbás mi tráquea en un parpadear de vida.
Hace frío
ya estás conmigo.

Abril

(Poema para leer después de un genocidio)

April is the cruellest month, breeding
Lilacs out of the dead land (…)
T. S. Eliot, The Waste Land. 1922.

He aquí el último poema que escribo.
Esto no significa que ya no encuentre
…………………………………..versos en la deriva nocturna,
ni que no los haya
ni que nadie más pueda encontrarlos
………………………………………………o tropezar con ellos.
Sucede que, desde el invierno de abril del 2018
Quiero escribir, y el llanto no me deja.


Andrés Moreira

ANDRÉS MOREIRA (Nicaragua, 1991). Poeta y editor. Hizo estudios de Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN). Además participó en el curso “Literatura y Memoria: Chile a 45 años del golpe militar” en la Universidad de Costa Rica (UCR) y en el congreso “XVIII Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana de Estudiantes” en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). Algunos de sus poemas han sido traducidos al italiano y al inglés, y fueron publicados en la revista digital del Centro Cultural Tina Modotti y en la página web de Casasola Editores, respectivamente. Ha colaborado en revistas internacionales como Central American Literary Review (Nicaragua), Círculo de poesía (México), Revista Antagónica (Costa Rica), Letralia (Venezuela), y Revista Ágrafos, de la que es miembro del consejo editorial.

Arte de la calle: Spartacous. Instagram: @spartacousart