A los poetas nos corresponde, en medio de la desesperanza, encender el pabilo, llevar lucerna en mano, ver hacia delante y hacia los costados sin ignorar la huella que nos precede. Francisco Ruiz Udiel
Yo tengo un amor secreto que ninguno ve. Tan secreto lo tenemos que sólo a mí me ven. Ernesto Cardenal